Tango XXI es un nuevo proyecto musical que integra a algunos de los músicos más prestigiosos del panorama musical de nuestro país. La diversidad de sus orígenes y formaciones confiere al grupo una vocación internacional aún centrándose en un empeño temático tan particular como el tango. Su historia y evolución, el estudio y el cultivo del repertorio de la “Guardia Vieja”, así como las grandes páginas de Gardel, y la apertura hacia el futuro de Piazzolla y sus seguidores, son preocupaciones centrales y constantes para el grupo. El gusto y la afición por este género argentino convoca los afanes de músicos que han destacado poderosamente en otros ámbitos, como la música sinfónica, el jazz, la música de cine, el concierto o la música de cámara. Eso los ha provisto del bagaje técnico y teórico necesario para acometer una tarea mucho más compleja de lo que a primera vista pudiera parecer. En este empeño nuevo y sugestivo se unen tradición y vanguardia, memoria y porvenir, sonido y literatura.

Se trata sin duda de un proyecto mestizo sobre el que vuelan las palabras de Borges y los ritmos esquinados del arrabal, pero también la voluntad de mantenerse fiel a la transparencia y la pureza de las texturas propias de la música de cámara. Porque tal vez sea ésta la que alienta y enfoca de manera más efectiva el propósito de Tango XXI: el tango concebido como un modo particular de coloquio camerístico, la destilación del vocabulario y de los gestos expresivos de la música de cámara aplicados al tango. Tal es el principal ingrediente del estilo propio de Tango XXI, que tiene así mismo la vocación de convertirse en el instrumento idóneo y siempre dispuesto a acoger las creaciones de los nuevos compositores de tango.